LO SIRGADOR Y MEQUINENSA

Hace ya algunos años que leí el "Camí de sirga" del prematuramente fallecido Jesús Moncada. El mundo de los "llaguts" que hacían su tráfico entre Tortosa y Mequinensa, la dureza del trabajo del "sirgador" me impresionaban y tanto o más lo que representó el desalojo del antiguo pueblo al construir la presa.
Ayer, quiso la casualidad, que subiese yo a un tren procedente de Caspe y en el que un hombre, ya mayor, relataba a sus compañeros de viaje lo que había supuesto para él (entonces con 27 años) y toda su familia la expulsión de su pueblo a punta de mauser y sin contemplaciones.
"Aquella Navidad de 1967 no la podré olvidar jamás". Dijo.
Yo tampoco podré olvidar la Navidad del 67, la primera que pasé en la mar.
Francamente, sentí una gran simpatia y solidaridad con aquel hombre y deseaba que el viaje no terminase para seguir escuchando aquella segunda parte del "cami de sirga"

                                El antiguo Mequinensa.
                                                      Llaguts del Ebro.
Aquella fue una obra traumática pero que con el tiempo se ha mostrado necesária. He leido otras terrorificas historias de pueblos desalojados forzosamente por la construcción de un embalse pero Mequinensa tuvo la suerte de contar con la voz de Moncada para dar a conocer su sufrimiento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Catarina Rocha y su Viseu.