Liana, a estrela da tarde

Muchas veces me quejo de lo lejos que me queda Lisboa y en consecuencia, todas las manifestaciones del fado y su entorno.


Esto, quizá, es una ventaja a la hora de valorar a un artista porque no me dejo influir por elementos espurios y me centro solo en hechos reales y no en subjetivísimas opiniones.

El viaje iniciático de Carminho , la poesía de Aldina Duarte, y tantas otras manifestaciones de la sensibilidad de la mayoría de las jóvenes cantadeiras me hacen valorarlas debidamente fuera del hecho lírico.

Con Liana me sucede eso, exactamente, y no quiero escuchar ni leer esas críticas adversas. Su experiencia en Londres y el experimento sueco me parecen totalmente plausibles y veo en ella a una artista y a una mujer muy interesantes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Catarina Rocha y su Viseu.