domingo, febrero 21, 2010

A VIAGEM DE SOLIMÄO


Acabo de terminar el libro de josé saramago y escribo su nombre, de manera intencionada, con minúsculas para mostrar mi disconformidad con la tolerancia que se muestra con estos personajes. No pongo en duda la calidad literaria del libro ni de la obra de saramago pero al igual que sucedió en España con Cela a raiz de obtener el nobel de literatura, parece ser que todas las tonterias que cometen los escritores laureados son plausibles y graciosas.
Tengo que reprochar tambien, al autor, el desconocimiento de la historia de España cuando dice que Solimäo "embarca en Rosas, cerca de la frontera". Cuando el elefante cruza la península no se ha firmado el nefasto tratado de los Pirineos que entregó a Francia el Rosellón, el Conflent, el Capcir y parte de la Cerdaña por lo que la frontera estaba situada mucho más al norte de Rosas.
Aparte de estas nimiedades, he disfrutado con la lectura del libro.

1 comentario:

Cheno dijo...

No me gusta Saramago por muy Nobel que sea. NO me gusta su atroz fanatismo anticlerical y dejo constancia de que yo no soy un beaturrón ni mucho menos. No me gusta su falta de compañerismo cuando dice de Vizcaino Casas que "un imbécil es un imbécil aunque sea escritor" y no me gusta que de por sentado que un escritor no puede ser imbécil.
Saludos fadistas. Cheno