Escogí un mal día....

Decía Lloyd Bridges, en "Aterriza como puedas", que había escogido un mal día para dejar de fumar. Yo escogí un mal día para iniciar mi dieta. La jornada de visita a San Carlos no era, obviamente, el más afortunado.
Rechazar la invitación me ha parecido de mal gusto y he aceptado....complacido.
Los langostinos (del "terreno" como todo en la casa) eran excelentes y no digamos la excelsa gamba roja de la que se podría desdeñar la cola y sorber solamente y golosamente la jugosa cabeza. El arroz caldoso: soberbio.
Hacía tiempo que no comía en "El varadero" y parece que ha vuelto por sus fueros.
¡Es tan dificil comer mal en La Rapita!.
Al regresar, ya de noche y con lluvia pertinaz, he disfrutado de las  canciones de Beatriz de Conceçiao.
Días así caben pocos por kilo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)