M/V "LOYALTY"


A mediados de setiembre de 1970 embarcaba en Leixöes (De ahí mi querencia por Porto) en el vetusto “Loyalty”, un candrai construido en el Clyde en 1948, con plancha remachada y agujeros en los botes.


Conocí a la inspiradora de mi relato (“las calles de Oporto”) y salimos hacía Leningrado.

Digo Leningrado y no San Petersburgo porque así se llamaba esa ciudad que poco tiene que ver con la de entonces, orgullo y prez del régimen soviético.

Tres semanas estuvimos cargando madera para Argelia y tres semanas en las que el PCUS, por medio de mi querida Natasha, se desvivió por hacernos conocer la realidad de Rusia.

Conciertos de ballet, visitas al metro, al Hermitage, a Petrovorets, al Aurora. Todo en vano porque aquella tripulación se las sabía todas y las decenas de libros de pensamiento marxista con que nos obsequiaron antes de la salida, fueron a parar a las gélidas aguas del Báltico en cuanto dejamos de ver la aguja del Almirantazgo.
Otra preciosa imagen del "Loyalty"

Oran y Skikda representaron un reposo de mes y medio. Llegamos en pleno Ramadán y el ritmo de descarga se hizo tedioso, en tierra, peor porque los integristas (Que ya existían hace cuarenta años) nos insultaban por comer gambas y beber cerveza a plena luz del día….la verdad es que era una provocación.

La Navidad nos pilló en Genova, reparando, y con el arroz que cargamos en Livorno para Abidjan, salimos hacía Africa y la bendita ruta del “Takoradi-Burntisland-Takoradi”.
Takoradi. Abril 1971 : Bauxita para Burntisland.

En Ghana, nuestro comportamiento era absolutamente colonialista pues cambiábamos un bote de leche evaporada por un cubo lleno de langostas recién pescadas. Si, es cierto que a nosotros la leche no nos costaba nada pero a ellos les costaba menos sumergirse desde el cayuco y sacar los crustáceos que les viniese en gana…y sin esfuerzo. Los mayores perjudicados con el trueque éramos nosotros pues a la semana de estar allí ya habíamos aborrecido el marisco y los ananás por varios meses.

Burntisland en el escocés Firth of Forth era un antro de perdición y pecado….pero esa es otra historia.

Comentarios

borboleta ha dicho que…
Querido Fernando,

gracias por seguirme, la verdad es que tengo este rincón un poco abandonado, pronto hará un año que una "pequeña terremoto rubia" revolucionó mi vida y la llenó tanto que apenas me queda tiempo para nada más...de todas formas este sábado espero con ansia poder asistir a una noite de fado de las auténticas y dar crónica de ello, será la primera vez para mi pequeña Amália, espero que lo disfrute casi tanto como yo, en casa le encanta oir fados, a ver si el directo no la impresiona demasiado ;-)
fernando ha dicho que…
Borboleta : Gracias por el comentario.
¿De verdad se llama Amália?, ¡Que bonito!
Disfruta de ese fado en directo ya que tienes lo oportunidad, yo tuve la suerte de ver a Katia en Barcelona pero hube de ir a Alicante a sentir a Ana Sofia.
Un abrazo y suerte !
borboleta ha dicho que…
Si Fernando se llama Amália, adivina por qué... =;-) y te prometo que cuando la escucha se queda embobada, espero que pasemos un rato agradable y que no sea yo demasiado impaciente por llevarla tan pequeña...lo bueno es que estaremos como en familia y siempre nos podemos marchar claro...
ya te contaré, el grupo se llama "fado viciado"

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Catarina Rocha y su Viseu.