DOBLAJE


Cuando andaba navegando por esos mares de Dios y en esos barcos del diablo, me sorprendía que gentes como los yugoslavos hablasen el inglés con plena fluidez, mientras que los españoles éramos (y somos) unos negados al respecto.


Descubrí entonces que en algunos países (como Yugoslavia) las películas no se doblaban al idioma nacional, de modo que, niños y adultos debían escuchar a John Wayne hablando en inglés al tiempo que leían los subtítulos con la traducción.



En este país, como los súbditos tenemos, a ojos de nuestros ínclitos gobernantes, la condición de retrasados mentales, se nos ha hecho la gran putada (tal y como suena) de doblar al castellano todo lo doblable y se da la estúpida paradoja de, en todas las cadenas de TV, escuchar una voz en off mientras el paisano de turno habla en gallego o catalán.

La nefasta consecuencia es que no conocemos ni la lengua del vecino de al lado y con ello me refiero, tanto a las lenguas habladas en España como al francés o al portugués.

Al final sucede aquello tan español del “desprecio todo aquello que ignoro” y surgen los “anti” y los movimientos centrípetos y los centrífugos y acabamos a bofetadas…como siempre.

Porque tan absurdo es el traer un traductor de castellano al Parlamento de Cataluña como que se impida hablar a catalanes, gallegos y vascos en su idioma cuando lo hacen en el parlamento español.

En definitiva; con un poco de sentido común y viendo el cine en V.O. se arregla el país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Catarina Rocha y su Viseu.