INGRATA BARCELONA


Durante muchos años, esta preciosa locomotora de vapor-“La Tárraco”- languideció, en Barcelona. Llena de detritus, de orines y de abandono municipal en la confluencia de Infanta Carlota con Numancia y Avenida de Roma.


A punto del desguace total, fue recuperada y trasladada a Tarragona en donde un severo y minucioso “lifting” le ha dado nueva vida. Está ahora en el Serrallo tarragonés, a unos metros de la vía del FFCC y muy cerca de la sede de los antiguos ferroviarios de la ciudad que, supongo, no habrán sido ajenos a esta insólita, para este país, recuperación de arqueología industrial.

Sea, pues, bienvenida de regreso de la ingrata ciudad a la que nunca debió acercarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)