EL BAR "OASIS" DE SAN JUSTO DE LA VEGA

Dicen que de bien nacido es el ser agradecido.
 Cuando, el pasado mes de setiembre llegué a San Justo de la Vega, hambriento y sediento, no podía imaginar que el bar al que entré y que premonitoriamente se llamaba "Oasis" iba a saciar mis más prosaicas y terrenales apetencias en tal medida.
Un bocadillo de un lomo embuchado de primera servido en un pan recíen hecho, un riquísimo vino berciano y un cafe negro, corto y aromático me permitieron llegar hasta Astorga en donde ya esperaba el cocido maragato de rigor.
En verdad puedo decir que no he encontrado en todo el camino un bar del que haya salido tan satisfecho (En todos los sentidos). Prometí que así lo haria constar y asi lo hago.
Astorga desde el crucero de San Toribio, llegando a San Justo de la Vega.

                                          Acuarela de Antón Hurtado, tomada de su blog.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.