LAGRIMA


Llegué al mundo del fado de la mano de la “Lágrima” de Dulce Pontes. A partir de ella comencé a descubrir todas las sensaciones que, como el vino, puede ocultar el fado.
Quizá cometa herejía, pero mis ídolos no son Amália ni Marceneiro. He escuchado todo lo que he podido y desde mi posición de neófito he encontrado intérpretes que, repito, para mi inculta opinión, superan a los maestros en algunas interpretaciones. Una de ellas es la ya mencionada “Lágrima”, la de Ana Sofia Varela me parece mejor que cualquiera de las que he escuchado de Amália y de otras cantadeiras.
Pretendo ir dejando en este espacio una muestra de lo que yo poseo y de lo que se encuentra disperso en la red.
Es posible que esté equivocado pero aquí tenéis mis argumentos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)