FRANCOFOBIA


Tengo un disgusto muy grande. Durante años he alimentado con cariño y esmero mi francofobia. He procurado pasar del pais (y del paisanaje) vecino todo lo que he podido, les he criticado hasta la saciedad y durante años solo he aceptado comer su queso y su "foie".

Despues de mi último viaje a Carcassone me encuentro en la incómoda posición de tener que aceptar la amabilidad de sus gentes, la bondad de su pan, lo mesurado de sus precios, la limpieza de sus calles.....etc,etc.

¡Vale!,¡Si!.....¡pero siguen siendo franceses!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jajaja ces't la vie

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)

Catarina Rocha y su Viseu.