LISBOA


La visita invernal soñada mil veces, el concierto de fado imaginado durante años....

y Alfama y Graça y falar portugués y beber una ginginha y subir y bajar en el 28 oyendo su campana y el chirrido de sus ruedas....y no cansarse nunca de oir hablar de la casa de Mariquinhas.

Lisboa : ¡Te quiero!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)