EL CAMINO DE SANTIAGO



Dicho a toro pasado, puedo afirmar que no es tan duro como lo pintan....aunque ha costado un poquito.
Es, en definitiva, una experiencia singular y que recomiendo a todo aquel tenga fuerzas para emprenderla La casi total ausencia de jóvenes induce a pensar que, quizá, se deban tener unos valores de esos que parecen escasear entre los chavales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

Catarina Rocha y su Viseu.

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)