EVOLUCION


Durante 50 años guardé como oro en paño mis colecciones de tebeos, de albumes de cromos y revistas "Play-boy" de la gloriosa epoca de la censura.

La verdad es que la operación limpieza resultó poco traumática. Entré en la tienda a ofrecer el producto y al día siguiente tenía al hombre del saco recogiendo, con desgana, todo aquel amasijo de nostálgia. Tras un breve regateo acordamos el tamaño del plato de lentejas y ambos quedamos satisfechos.

La mariscada que me voy a comer, llena de colesterol, se la evito a mis descendientes que hubiesen tardado poco en vender (y a peor precio).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Catarina Rocha y su Viseu.

Con Aldina y Raquel en el infierno de Madrid

"DON SABELOTODO" (Relato picante con moraleja)